Aceitado natural y secado al aire

Los datos: 

  • Aceites naturales secados al aire
  • Sin capas en la superficie
  • Superficie de poros abiertos

Las ventajas:

  • Contacto directo con la madera y, así, siempre a temperatura cálida
  • Completamente ecológico
  • Sin formaldehidos
  • Ciclo de vida del producto enormemente alto
  • Posibilidad de reparaciones locales
  • Amplio abanico de colores naturales
  • Propiedades reguladoras del clima de la estancia

Los tablones mafi se tratan con aceites naturales a base de aceite de linaza. El aceite penetra profundamente en la madera, no formando así películas en la superficie.  

Un verdadero suelo para andar descalzo

La superficie visible de los tablones es posiblemente la característica más importante de los suelos de parquet. Las diferencias de calidad son enormes, pero todavía son mayores los efectos sobre el clima de las estancias y sobre el cuerpo.

La persona está así en contacto directo con la madera, de forma que el suelo siempre parece estar a una temperatura cálida. Porque la madera desprende calor de forma claramente más lenta que, por ejemplo, las superficies lacadas. Además, gracias a este especial proceso de tratamiento, los poros permanecen abiertos, pudiendo la madera absorber humedad y también pudiendo volverla a liberar sin problemas. Dado que el suelo no está recubierto de una capa, las posibles necesarias reparaciones pueden realizarse localmente sin que se vea afectada toda la superficie, lo que en la práctica es una propiedad muy útil y práctica del producto.

Especialistas en el tratamiento con colores naturales

Junto con el color natural de la propia madera, los aceites de madera natural mafi son determinantes para dar el tono de color de los tablones. Con variantes en suelos aceitados en natural, blanco y gris, los tonos de color natural ocupan el puesto central de toda la cartera de productos. Los suelos mafi se aceitan ya una vez en fábrica. Después de la colocación deben aceitarse ligeramente de nuevo para garantizar una superficie perfecta. Debe tenerse en cuenta el manual de colocación mafi.

Agua y jabón

La limpieza y el tratamiento de los suelos pueden combinarse en una sola operación. Los suelos mafi se limpian únicamente con agua caliente y el jabón para suelos de madera mafi correspondiente. El jabón tiene un efecto antibacteriano y antiséptico. La alta parte de grasa del jabón aumenta además la resistencia de la superficie a manchas y otros daños.

 

Vulcano: un procedimiento térmico completamente ecológico

Con el tratamiento térmico ecológico “Vulcano“, mafi amplía su gama de colores de forma adicional. En un principio desarrollado como alternativa a las maderas tropicales, los productos Vulcano mafi se han ido entre tanto estableciendo en el mercado con juegos de colores nobles y terrosos.

Tonos de color nobles sin productos químicos

Durante el tratamiento de secado completamente libre de productos químicos, las maderas locales se secan únicamente mediante calor, agua y viento, cambiando así el color de claro a oscuro. Con esta forma de tratamiento se intensifican parcialmente las diferencias existentes en el color de la madera. Dependiendo de la duración y de la temperatura se obtienen finos tonos marrones hasta prácticamente tablones negros.

Información adicional:

¿Qué tratamientos superficiales hay para el parquet?

Las variantes van desde suelos lacados y superficies enceradas hasta aceites endurecidos UV y mezclas de todos estos tratamientos. Sin embargo, la variante más ecológica y conveniente es el tratamiento con aceites puros de sustancias naturales.

Superficies lacadas

Las superficies lacadas están formadas por varias capas de lacas. En la superficie se forma una capa aislante, similar al plástico, que desprende el calor muy rápidamente. A la madera se le quita toda posibilidad de respirar y, de esta forma, muere. Si la capa que se encuentra únicamente en la superficie resulta dañada, por ejemplo, por arañazos, la propia madera no puede ofrecer ninguna resistencia contra la humedad o la suciedad. Así, son típicas zonas negras en las juntas o bajo zonas hundidas. Para la reparación hay que pulir y volver a lacar todo el suelo.

Superficies enceradas

Las superficies enceradas cierran igualmente los poros de la madera e impiden el contacto directo con la madera, así como su transpirabilidad. A esto hay que añadir que en las superficies enceradas existe el riesgo de las llamadas “zonas de paso“. Por ellas se entienden zonas pisadas con frecuencia o “caminos“ en el suelo. Aquí se producen marcas de uso y desgaste debidas a un mayor esfuerzo.

Superficies con aceitado UV

Entre tanto, cada vez es más frecuente el uso de aceites para el tratamiento. Sin embargo, precisamente en las plantas de producción industriales, por cuestiones de tiempo, se lleva el parquet aceitado a lámparas UV para su secado, quitándole la posibilidad al aceite de penetrar profundamente en los tablones. El aceite se endurece solamente en la superficie, cerrándose una gran cantidad de poros en la madera. Con el secado rápido se forma en la superficie una capa no natural, brillante, similar al plástico. Además, a menudo únicamente se aplica una capa por la superficie. Cuando esta se destruye o se desgasta, hay que volver a aceitar el suelo.

Aceites oxidativos

Cada vez es más frecuente el uso de los llamados aceites oxidativos. Con ellos se sugiere que el aceite se ha secado por oxidación, en lugar de solo al aire. Sin embargo, aquí también es frecuente el uso de mezclas con cera o endurecedores para reducir la duración del secado. Estas mezclas se reconocen en que la superficie se percibe algo fría y plastificada.

Superficie mafi

mafi utiliza aceites completamente naturales a base de aceite de linaza, que se secan al aire sin medios auxiliares. El aceite penetra en toda la capa útil y la endurece desde dentro hacia fuera. De esta forma, la mayoría de los poros de la madera permanecen abiertos pudiendo la madera respirar y regenerarse por sí sola. Quizá todavía sea más importante el hecho de que no exista una capa de bloqueo entre la madera y la persona. La madera, por sí misma, desprende el calor más lentamente que, por ejemplo, el plástico. De esta forma, un suelo aceitado de forma natural invita a andar descalzo. La superficie de poros abiertos permite además realizar reparaciones locales y una limpieza periódica del suelo.

 

Consejos de especialistas:

"El sentido del tacto es el que siempre mejor ayuda a detectar lo que realmente hay en el parquet. Sólo los suelos de madera aceitados de forma natural proporcionan una sensación de calor y tienen un tacto auténtico de madera."

"Siempre debería consultarse el proceso de cambio de color en maderas locales para evitar recibir maderas empapadas con productos químicos."

¿Está usted interesado?

Mensaje
Consulta
Imágenes